Sin miedo y sin esperar nada a cambio.

Da hasta que duela.