La Presentación del Señor, Nuestra Señora de la Purificación o Nuestra Señora de la Candelaria: “Cumpliendo lo mandado por la ley mosaica, a los cuarenta días de su nacimiento, Jesús fue presentado en el Templo, al mismo tiempo que su madre realizaba la ceremonia de su purificación.”