Ayer pude ir al Santuario de Schoenstad a agradecerle a la Mater.

Mi amor y gratitud debiera compensarla con más oración y amor a los que me cuestan.

Ayer empecé la Novena a María Desatanudos para desatar los que me aprietan y me impiden ser mejor.