Con María y en Schoenstad. Me gusta saber que lo hacemos todos en cualquier lugar del mundo, cada día 18.

Subir al santuario a renovar nuestra alianza, y cantarle, además de saludar a la Mater es un privilegio pues es en la misma localidad donde vivo.