Es verte en ella, Señor de la misma. Gracias por tanto cada día.