Ir a comulgar y ver escrita esta palabra debajo del atril de lectura del santo evangelio, me ha provocado ese mismo deseo de gritar y agradecer repitiendo Aleluya ¡.