Cada día es un regalo para prepararnos para la Semana Santa.