0338720B  Tucumán
ORATORIO-FOTO-JORGE-IRAMAIN-MB

Cientos de peregrinos acuden a un oratorio de la localidad de Yerba Buena para ver con sus propios ojos el fenómeno en una reproducción de la “Última cena”
Crédito Foto: Gentileza La Gaceta
La supuesta aparición de sangre que emana de uno de los ojos de una imagen de Jesús, en el interior de un templo católico causa conmoción en la localidad de Yerba Buena y otros sectores de la provincia de Tucumán.

Cientos de fieles hacían cola para acercarse al Oratorio del Sagrado Corazón desde el viernes a la tarde cuando tres jóvenes que rezaban descubrieron en el relieve que representa la Última Cena que de un ojo de Jesús caía un líquido rojo similar a la sangre.

Jorge Iramain, uno de los primeros observadores del supuesto fenómeno milagroso aseguró que ya fue certificado por los sacerdotes del templo. “Yo estaba sentado a unos tres metros y al comienzo dudé. Cuando vi que una adoradora observaba de cerca el cuadro de la Ultima Cena, de inmediato me acerqué y comprobamos que Jesús había llorado lágrimas rojas -que tenían aspecto de sangre-“, señaló en declaraciones al diario La Gaceta.

“Le informamos al padre Jorge Gandur, que vino luego y corroboró junto con otros sacerdotes lo sucedido”, aseguró en el mismo sentido.

“Quienes tenemos fe sabemos que se trata de un mensaje de Dios. Estas lágrimas que derramó Jesús, justo a la hora de la Divina Misericordia, es una muestra del sufrimiento por las ofensas que recibe de los hombres”, expresó Hilda Inés Frías, quien integraba la multitud de fieles que se acercó al escuchar las noticias sobre el milagro.
A las 5 de la tarde de ayer domingo, una multitud cantó “Salva al pueblo argentino, Sagrado Corazón”. Sobre Av. Aconquija, en la cuidad de Yerba Buena en Tucumán, el Reverendo Padre Jorge Gandur celebró una misa ante miles de fieles que espontáneamente se acercaron a rezar ante este fenómeno producido en el Cristo de un cuadro de la última cena, en el Oratorio de Adoración perpetua. “Ojalá pudiera explicar que es lo que ha sucedido” dijo emocionado el Padre Gandur, pero sólo puedo decirles que creo que el amor ha llegado a nuestros corazones y que debe transformarnos, explicó.

Desde el viernes a la siesta, cuando imprevistamente las tres personas que adoraban al Santísimo en el Oratorio de Yerba Buena advirtieron que algo le sucedía al Cristo de la imagen de la última cena, parecería que todo hubiese cambiado entre los tucumanos. Nadie habla acá de otra cosa, ni siquiera el fútbol consiguió sacar a los habitantes de la ciudad jardín de este estado de contemplación y oración en el que de pronto parecemos inmersos. Colas interminables de personas que llegan de toda la provincia han cambiado la fisonomía del paisaje alrededor de ese templo de adoración perpetua, pero a pesar de la multitud, hay silencio, regocijo y oraciones.

El Párroco de la zona, el mismo que hace 5 años inauguró ese templo pidiendo adoradores y rogando oraciones a todos, hoy celebró una misa al aire libre, en un escenario montado como altar en la misma puerta del Oratorio. Una verdadera multitud asistió a la ceremonia religiosa para escuchar las palabras del sacerdote y para rezar con verdadera devoción.

Las palabras del Padre Gandur luego de que se leyera el Evangelio de San Lucas fueron las siguientes:

Queridos hermanos:

Hoy, en esta tarde del 13 de junio, fiesta de San Antonio de Padua, el Señor de la Divina Providencia ha querido que el amor nos convoque desde una punta a la otra de nuestra amada provincia.

Ojalá pudiera darles una explicación de lo que ha sucedido, no tengo explicación lógica, humana tampoco, la única explicación que tengo queridos hermanos, es que Dios ha tocado vuestros corazones y los trajo acá. Porque creo que la sociedad está herida. ¿O acaso en la oración por la Patria no decimos que nos sentimos heridos y agobiados?. Ese agobio y esa herida, sólo será sanada por el amor de Dios, ya lo dijo el Apóstol San Pablo.

La herida más profunda del corazón es la de no sentirse amado. Prosiguió el Sacerdote. Vivimos en una soledad poblada. El hombre se siente solo. Este es el mes del amor. El amor de Dios va más allá que la lógica humana. En el mes del amor las promesas del corazón se hacen más palpables y ese corazón que tanto amó, recibió olvido, ingratitud, indiferencia.

Pero en este templo hay hombres y mujeres que durante las 24 horas vienen a desagraviar y a acompañar al más abandonado de los abandonados. Por eso creo que el amor de Dios ha sido derramado en vuestros corazones.

Desde que comencé hace 25 años a predicar como sacerdote, dijo Gandur, supliqué, rogué, imploré, que el amor de Dios llegara a tocar los corazones de ustedes.

Hoy hemos venido hasta acá para buscar, consciente o inconscientemente, el amor de Dios. Argentina es y será siempre una Nación profundamente cristiana, porque nuestra Patria nació y se transformó por la gracia de Cristo.

El Señor no ve nuestros pecados, no nos asustemos de tal o cuál situación. Dios es el Dios de la Misericordia. Ahora es el tiempo de la Misericordia, ya llegará el tiempo de la Justicia.

Hay otras muestras más de que Dios llegó a esta comunidad. Hace 5 años se inauguró este templo de Adoración Perpetua del Sagrado Corazón, se comenzó a adorar al Santísimo de forma perpetua. No hubo prensa ni difusión, la difusión fue el amor de Dios.

La respuesta está acá. Quizás sin este regalo de Dios muchos de ustedes no se hubiesen acercado. Esta es la fuente del amor y la misericordia.

Pasará un tiempo hasta poder dar una explicación científica, la Iglesia es prudentísima con este tema. Puede que ustedes quieran una explicación, pero si les damos tal o cuál explicación, ¿satisfacen su corazón?, preguntó ante los fieles que escuchaban en absoluto silencio. El mío no, dijo…y prosiguió, yo me siento profundamente emocionado, siento temblor ante esta tremenda responsabilidad de estar hoy frente a este rebaño, porque siento algo que sobrepasa mi ser social, explicó con sinceridad profunda.

Fuente: NA