2 pensamiento sobre “Cruz de la vida

  1. Magdala

    La cruz gloriosa del Señor resucitado, es el árbol de la salvación, de él yo me nutro, en él me deleito, en sus racices crezco, en sus ramas yo me extiendo. Su rocío me da fuerza, su espíritu como brisa me fecunda, a su sombra he puesto yo mi tienda. En el hambre es la comida, en la sed es agua viva, en la desnudez es mi vestido. Angosto sendero, mi puerta estrecha, escala de Jacob, lecho de amor donde nos ha desposado el Señor.
    En el temor es mi defensa, en la angustia me da fuerza, en la victoria la corona en la lucha ella es mi premio. Angosto sendero, mi puerta estrecha, columna de la tierra, tu cima toca el cielo y en tus brazos abiertos brilla el amor de Dios…
    La cruz es en cada uno el símbolo absoluto del amor de Dios.

  2. Visent

    Si de colores se visten los campos, de colores se visten los peces, de colores se visten las aves, Dios nos ofrece muchas cosas en la vida para ver y alegrarnos, y darle también gloria por ello. . Pero también cuando nos mada alguna pena o sufrimiento, lo tenemos que acoger y apreciar como una gracia que nos da para nuestra santificación, y por tanto, esos colores no tienen que desaparecer de nuestra vida, pues todo ello es muestra inefable del amor que Dios nos tiene.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *