El cielo en la tierra

      4 comentarios en El cielo en la tierra

Ayer en misa tuve un encuentro del Cielo, con una familia de Tucumán belllísima. Al regresar de comulgar vi a un hombre con el sello del cáncer..sólo su ausencia de pelo y su color de piel me avisaban de su padecer; su esposo Luis con un cáncer tan fuerte q le han amputado la pierna y salió esta semana del hospital; su cara era Cristo: ellos llevan meses sin ver a sus hijos pues tienen q estar aquí en Buenos Aires y no tienen quien le cuide a su bebita María, que obviamente desde hoy ya tiene un hogar en capital y he quedado que al mes q viene, cuando venga a tratarse, se la voy a cuidar por los días que tenga que ingresarse con la quimio. Bendigo a Dios por esta enfermedad q me ha permitido acercarme y entregarme a los demás, sintiendo en mi piel sus miedos y anhelo por la vida.
Os pido oraciones por este matrimonio y sus cuatro hijos para que esta semana puedan juntarse en su hogar hasta que en breves días tengan que regresar.
Pido por los enfermos y sus familias; para que se inunden de tu amor que es el único que sana y consuela.
Gloria a Dios

4 pensamiento sobre “El cielo en la tierra

  1. Ofir

    Nada es casualidad, el Señor pone a nuestro alcance situaciones como la que nos narras, para que los cristianos las aprovechemos para vivir y testimoniar nuestra fe, con todo su alcance. Acciones como estas son las que debemos practicar, atendiendo al mandado de Jesús de que amemos a nuestros hermanos como a nosotros mismos. Es además vivir la vida y la fe en Cristo con coherencia y verdadera entrega a El. Creo también que esta forma de vivir de los cristianos con disposicones como esta, dan la verdadedera felicidad al alma, muy superior a todos los goces y placeres que la vida del mundo nos pueda ofrecer.Vero sí de verdad, eso te hará vivir el cielo ya en la tierra. Como muestra de unión y solidaridad con esa familia, no le faltarán mis oraciones.

  2. Anònimo

    Que lindo ejemplo de amor a Dios ! Rezarè por èsta y las tantas familias que pasan por la misma situacion de alejarse de su familia para tratar su enfermedad.
    Es muy importante entender que amar, para que sea verdadero amor, tiene que doler. Debo estar dispuesto a darlo todo, lo que sea para no hacerle daño a la gente y, de hecho, para hacerle el bien. Esto requiere que yo esté dispuesto a dar hasta que duela. De otro modo, no hay verdadero amor en mi. Jesús le dolió amarnos. Hemos sido creados a Su imagen para cosas mucho más grandes, para amar y ser amados. Debemos «vestirnos de Cristo» como dicen las Escrituras. Por eso, hemos sido creados para amar y ser amados, Dios se hizo hombre para comprobarnos que podemos amar de la misma manera que El nos amó. Jesús se hace el hambriento, el desnudo, el desamparado, el rechazado, y nos dice, «me lo hicieron a mi». En el último día El le dirá a los de su derecha, «Lo que hicieron a uno de mis pequeños, me lo hicieron a Mi» y también dirá a los de su izquierda, » Lo que dejaron de hacer a uno de mis pequeños, me lo dejaron de hacer a Mi.»

    Que Dios te bendiga !!

  3. anonimlo

    BUENO POR SUPUESTO ESTE TESTIMONIO, DESDE LUEGO NO HA SIDO CASUAL COMO TODOS LOS ENCUENTROS, SOLO HAY, QUE ESTAR ATENTOS A LO QUE LOS HERMANOS NECESITAN.

    DESDE LUEGO UNA VEZ, MAS SOLO AHY, QUE ESTAR ABIERTO Y CON LOS OJOS, ABIERTOS, PARA VER QUE ES LO QUE LOS HERMANOS NEECESITAN, Y SOBRE TODO DAR TESTIMONIO DE NUESTRO EJEMPLO DE FE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *