Hoy estaré en San Nicolás pues es el día de la Virgen. Partiré al alba en bus pues deseo ver a María salir de la iglesia y vivirlo con multitudes de devotos. No me gustan las masas pero cuando es aclamando a Dios o a la Santísima Virgen sí.
Quedé con Ramona, la limpiadora; me espera y la abrazaré.
Ha pasado mes y medio desde que fui a conocer a la Virgen allá y ya me llama de nuevo. Presiento q es mi despedida y de ahí para que hable de Ella es España.
Bendita sea Madre mía.
Os llevo en mis intenciones.
Bendiciones+

Os cuento la historia de las apariciones para quien no la conozca:

Una aparición de la Virgen María en nuestros tiempos, como signo de la creciente presencia de la Madre de Dios en la historia de la Iglesia. Desde el silencio que Ella supo conservar durante la vida de Su Hijo, hasta el mandato que Dios Padre le hace en estos tiempos, María nos sorprende con crecientes apariciones en todos los continentes. Conozcamos un poco sobre esta extraordinaria aparición de la Reina del Cielo a una sencilla mujer en Argentina.

Gladys Quiroga de Motta ve por primera vez a nuestra Madre Celestial el 25 de setiembre de 1983. Los mensajes se suceden a partir de entonces en cantidad, a través de las apariciones diarias. La Iglesia toma intervención inicialmente con gran cautela, para luego apoyar el crecimiento de la obra de María, ante las evidencias manifestadas.

El rezo del Santo Rosario se multiplica a partir del pedido celestial de oración, mientras las multitudes empiezan a acudir en forma creciente al lugar.

Gladys sufre los estigmas de la pasión, que son corroborados médicamente, siempre bajo la supervisión y tutela de los sacerdotes. Ella mantiene su obediencia a la Iglesia en todo momento, a pesar de las duras pruebas que tuvo que enfrentar, dentro del lógico proceso de estudio de los hechos allí manifestados.

María señala a la vidente una imagen de madera de la Virgen del Rosario, que estaba guardada desde hace años en el campanario de la Catedral de San Nicolás, y pide que se la restaure y venere allí, bajo la advocación de “Nuestra Señora del Rosario de San Nicolás”. Para sorpresa de los sacerdotes, allí encontraron arrumbada a la imagen de María con el niño en sus brazos, como esperando ser rescatada. También nuestra Madre Celestial pide se acuñe una medalla, la cual es entregada gratuitamente a los cientos de miles de asistentes al lugar.

Los Mensajes contienen un permanente pedido de conversión, oración del Santo Rosario, regreso a los Sacramentos de la Confesión y la Eucaristía. También María advierte sobre la importancia de convertirse mientras cada alma aún tiene tiempo, ya que sólo Dios conoce cuándo y cómo seremos llamados a rendir cuentas ante Su Presencia.

La Virgen señala mediante un rayo de luz un lugar junto al Río Paraná (llamado “El Campito”), para que se construya un Santuario, que ella misma diseña a través de los mensajes entregados a la vidente. Se levanta entonces un colosal Templo (que aún no ha sido culminado) exactamente en el lugar señalado por la Reina del Cielo, como centro de veneración a María, verdadera intercesora y camino perfecto para llegar a Su Hijo, Jesús.

El lugar es visitado en forma permanente en peregrinación, con mayor afluencia de fieles los días 25 de cada mes, y mediante una gran multitud que se concentra los días 25 de setiembre de cada año, en el aniversario de la aparición.