Así dice una canción argentina q tanto me gusta. Depende de nosotros si queremos abrir o no a Jesús..El espera paciente.