Me llega recién y me ayuda en este paso q estoy dando. Son tantas las apariciones de la Virgen que aunque no estén aprobadas, necesitarán su proceso de discernimiento. El mensaje del Padre René fue muy alentador cuando estuvo hace poco en la Argentina.
10.01.2010 – Mensaje de María Santísima:

“Hijos queridos, una vez más os llamo al Amor Verdadero, que es agradable a Dios!
Comprendan Mis hijos, que solamente el alma que ama puede sentir a Dios, puede conocerLo, puede experimentar Su Presencia y Su acción en su vida, y solamente el alma que ama puede permanecer en
Dios y Dios en ella.
Vuestro amor por Dios debe ser sin límites, sin reservas y sin ninguna mancha de apego a vuestro propio “yo”, de ningún amor propio… por eso os invito siempre a renunciar a vuestra voluntad, y en todos los acontecimientos de vuestra vida tomar la decisión de hacer aquello que es lo mejor para Dios, en vez de aquello que es mejor o más confortable para vosotros. De esta forma, podéis tener la certeza de que vuestra vida siempre es transcurrida en la Voluntad de Dios, en la Gracia de Dios, en la elección del Amor de Dios!
Vuestra vida debe ser en todo semejante a la Mía, debe ser un “SI” continuo, un “SI” completo, un “SI” total a Dios en todos los acontecimientos de vuestra vida… incluso cuando la Voluntad de Dios os fuera velada y permanezca muchas veces confusa en los acontecimientos, debéis siempre pensar en cómo Yo vuestra Madre Celestial actuaría en aquella situación en vuestro lugar… y entonces inmediatamente conoceréis lo que debéis hacer y vuestra acción será la más correcta posible!
Así, imitándoMe, copiándoMe, siguiéndoMe en todos los momentos vosotros creceréis de virtud en virtud, de grado en grado en la escalera del amor, hasta que él en vosotros alcance su plenitud. El alma que conserva algo para sí y no Me da todo, no es generosa, no tiene verdadero amor por Mí y tiene en su corazón una morada para el demonio. El alma que no se da completamente a Mí, no Me tiene por Madre y tiene al demonio por padre, su padre no es Dios! Porque Dios, Mi Dios, Mi Señor, Mi Hijo Jesucristo se dio totalmente a Mí y Yo Me di totalmente a ÉL, y aquellos que son verdaderos hijos de Dios, se dan completamente a Mí, como ÉL se dio, y los que son Mis verdaderos hijos se dan totalmente a ÉL como Yo misma Me di.
Así reconoceréis a los que son Mis verdaderos hijos, de aquellos que son falsos hijos, que en verdad son hijos de la serpiente, Mi eterna enemiga. Vosotros conoceréis a Mi raza, vosotros conoceréis donde Yo estoy y donde Yo reino por la generosidad del amor.
Aquel que Me da todo sin reservas, aquel que se entrega totalmente a Mí con todo lo que es, con todo lo que hace, con todo lo que tiene y todo lo que siente, este es Mi verdadero hijo… hijo de la Luz, hijo de Dios y no hijo de las tinieblas. Vosotros Mis hijos, debéis ser estos Mis hijos, debéis ser los verdaderos hijos de la Luz, abrasados de amor y de generosidad por Mí, hijos que Yo quiero enviar por todas partes del mundo llevando la luz de Mis Mensajes, llevando la luz de Mi Amor, llevando la luz de la Salvación a todos!
Levantaos pues, hijos de la luz! Llenaos de Mi Amor! Dilatad el corazón! Olvidad vuestros deseos y preocupaos con Mis intenciones, con Mis planes. Rezad lo más que pudiereis, llevad Mi Amor, Mis Mensajes a todas las almas que pudiereis, os prometo: no os arrepentiréis!
Cada alma donde Yo triunfe, cada alma que se convierta y que dé su corazón para que Yo reine en ella será un alma menos para haceros sufrir en el futuro Mis hijos! Por eso, tanto os pido: que recéis y que trabajéis por la Conversión de todos, de todos los pecadores, pues solamente así vosotros podréis tener paz, vosotros podréis vivir en paz…
Por todo eso, continuad rezando ahora más que nunca, sobre todo Mi Rosario, pues él es un arma poderosísima contra toda especie de mal. Si la Señal de la Cruz ya es por sí sola tan poderosa contra satanás… muy, muy poderoso también es Mi Rosario, para poder detener y destruir todas las fuerzas del mal que actúan en el mundo. Con el Rosario Mis hijos, rezado con el corazón, lleno de amor, desapegado de vosotros mismos y completamente unidos a Mí, vuestras almas serán invencibles y un día Yo podré introduciros jubilosa en el Gloria Eterna, que para vosotros preparo todos los días con esmerado amor de Madre!
A todos en este instante Bendigo generosamente…!