En la entrada a la casa de mujeres discapacitadas en el Cottolengo.
Bendita seas madre mía porque son mujeres y madres, algunas. Bendícelas Señor.