Mi amiga Maggie me colgó este globo al volver de una peregrinación a Salta. No me pude volver en el bus con todos los peregrinos y volví en avión, algo que me apenó pues siempre me gusta pasar las 23 horas de trayecto con todo el rebaño que peregrinamos.Mi amiga me dejó este recuerdo en la despedida.
Qué felicidad recordarlo.
Jesus loves you