Mirad qué regalo..os cuento la historia brevemente: después de salir de misa en Valencia, según os conté ayer..mi familia quería tomar una horchata y la verdad que hay que cuidarles pues ellos me acompañaron con amor a mis devociones por la Virgen..querían en un lugar típico y yo les dije q ahí no, q anduviéramos un poco más, con más esfuerzo para llegar donde había tomado fartóns y dicha bebida rica de chufa hacía 4 años, en un viaje que hice de arte para visitar el Ivam ( museo de arte)..cuando llegamos a El Siglo..veo la torre de santa Catalina y entro a conocer la iglesia y cuál es mi sorpresa que allí, en un lado, y con muy pocas personas, estaba la réplica exacta de la sábana santa de Turín ¡¡ ..os podría contar tanto..qué fuerte..pero acababa de llegar a la ciudad y por un mes..( atn. a los valencianos y a todos ¡¡ pues es un regalo ¡¡)..otro regalo en mi viaje de un día; María y Jesús..qué bendición.Reconozco que soy una privilegiada con tantos regalos, pero sabed que no los vivo sola pues siempre os llevo conmigo y cuando estoy en tales situaciones os tengo muy presentes y me imagino vuestras caras de felicidad..
Mirad cómo se ve el rostro, el clavo de la mano, el de los pies, la hendidura de la lanza…pensad q es como una fotografía q se doblara por delante y detrás, así es q tbn veis las heridas de la espalda..cuánto dolor..y justo ahora acabo de ver la película de La Pasión de Meg Gibson, muy fuerte, pero tan real y perfecta para vivir el triduo con más dolor, recogimiento y esperanza.
Nos unimos en el dolor y nos queremos todos más unos a otros+