Cómo la quiero ¡¡ Es una presencia que no se puede describir pero que los que la notamos, nos contagiamos de su alegría y deseamos hablar de sus mimos. En los momentos difíciles nos consuela y en los alegres, se nota que ha tejido para lograrlos.

DSC00589  Día de la Virgen

El sábado 15 de Agosto es la Consagración a la Virgen en su fiesta de la Asunción.
Oración que la misma Virgen le dictó a María Livia para que se rezara todos los días:

“Acto de Consagración al Inmaculado Corazón de María”:

Purísima Madre mía, quiero consagrarte mi corazón, mi voluntad, mi vida entera.
Llévame al Corazón de tu Divino hijo Jesús, para que Él habite en mí.
Quiero ser totalmente tuyo, Madre mía, y a partir de hoy servirte fielmente en lo que me mandes.
Sé dulce compañía en mi vida, no permitas que jamás me separe de Tí, y en la hora de la muerte ven a buscarme para gozar de la eternidad en Tu compañía.
Bendita y alabada seas por siempre Madre mía.