Celebramos en la Casita de Efeso. El Padre Eduardo nos abrió las puertas.La capilla impecable, la homilía insuperable, la Virgen bella, los invitados gozosos y la celebración familiar y exquisita. Di testimonio de mi sentir con la Virgen; de una aparición desconocida en Madrid que me ha robado el corazón, por su humildad y mensaje. Ya os contaré cuando sea el momento.
Argentina de mi corazón, aquí crecí en mi fe y me siento libre para hablar, expresar y sobre todo, siento que hay más sed espiritual y más deseo de compartir y de escuchar.
Gracias Nuestra señora de Luján, por convocarnos y Ella desde Luján nos dice: Argentina canta y camina+
Gracias Mónica por venir; por tu presencia como hermanas y por tus regalos pequeños e inmensos. Deseo abrir con Bárbara el suyo de confirmación.Me emocionó la tierra de Salta y la argentina; lo primero q hice fue olerlas. Gracias. Bendita seas+