Al viajar en el avión de vuelta ayer, el supervisor me preguntó si querría desayunar ya que el avión llegaba al alba..a lo q respondí q sí pues me encanta celebrar la vida con lo que sea y si es probando algo rico, también..pues bien, yo le dije que habíamos viajado otras veces juntos pues su voz es muy especial..hablamos de los horarios de los vuelos ya q solemos hacerlo de noche y en esta ocasión era de día..nos despedimos y esta mañana se me acerca y me dice: “ya sé de qué la conozco..usted es la de la Virgen..”y veo q se fija en el escapulario que llevo en mi chaqueta..nunca antes había llevado yo esa Virgen Milagrosa..se la regalé y lo mejor es que inmediatamente se la pone, junto al logo bordado de Iberia y agradecí su valentía pues se puso a despedir a todo el avión con Ella en su corazón..así obra..