Cada vez que me acerco a recibir a Jesús en la santa Comunión. Mi cuerpo avanza hacia el altar en profunda emoción. Cuando entra en mí, me inunda de amor y me llena de gozo; siento cómo riega mi sangre con la suya. Amén+