Una hija mía ha estado estudiando en Inglaterra y desde que ha llegado a casa agradece sin parar la ducha en su cuarto de baño, la limpieza del hogar, la ropa limpia, la cocina con higiene y la comida sana..todo el rato dice q lo valora y q agradeció tanto la enseñanza y los valores espirituales que no hace nada que le pueda alejar de Dios..está muy bien..gracias Padre porque esa labor permanente de madres martillo, da fruto, al final, pero llega, por mucho q nos digan que somos pesadas..cuando no estamos, valoran todo..