Este mensaje hace referencia a la planta que la Virgen pidió plantar y dijo q de ella brotaría agua y sanaría a los enfermos, cuando llegue su tiempo, después de mucha oración..pues bien, me emociona pensar que pueda llegar a ocurrir y por eso os quiero compartir dos fotos tomadas una cada año ( 2010/2011) para que veáis cómo era la planta y cómo ha crecido; se aprecia el sistema interior preparado para poder desaguar..fue un privilegio q recibí de Toni, uno del grupo de los Teotokos y al q la Santisima Virgen encomendó regarla y cuidarla..es m emocionante esta historia real.
No me tienen q demostrar con hechos y con agua, que es un milagro de Nuestra Señora de Borg in Nadur..yo tengo fe que lo que allí sucede es real y muy fuerte..esas lágrimas de sangre de la Virgen son una llamada al cambio de vida y a pensar en ella cada vez q obremos mal..pues llora por nosotros..
Cuelgo las fotos con retraso..veréis cómo creció en un año..

22 DE JUNIO, 2011
(P337) MENSAJE DADO POR NUESTRA SEÑORA EN BORG IN NADUR

Mientras la Señora estaba dando su mensaje a Angelik, él se dio cuenta que sus manos estaban llenas de piedras preciosas y que éstas caían mientras se derretían.

Mis queridos hijos e hijos de mi corazón! Este mensaje es para que se lo comuniquen a la gente.

Hijos míos, es a cada uno de ustedes a quienes se les da una gracia o una llamada. Algunos colaboran, mientras que otros no. Realmente, hijos míos, tal gracia o llamada es dada por el Cielo a cada persona. Quienes lo aceptan buscan crecer con esta gracia o llamada, que son dadas por mi Hijo Jesús. Los otros encuentran todo tipo de excusas y luchan para escapar.

Hijos míos, cuiden bien la gracia que se les da desde el Cielo. Cuiden de ella. Realmente, hijos míos, se lo digo una vez más: cuiden bien de ella, porque una vez que la gracia se va, no vuelve y será dada a otro!

Y ustedes, hijos míos, pronto tendrán otra gracia en esta colina. Crezcan en la fe y crean. Si actúan así, no pasará mucho tiempo para que el agua comience a brotar desde debajo de esta planta. Ciertamente, hijos míos, les he mencionado esto con frecuencia, se lo he mencionado frecuentemente.

Vengan en gran número a esta colina y traigan a otros, para que lo que va a ocurrir ocurra a la vista de la gente, para que puedan creer.

Recen el rosario y hagan que los demás lo recen.

Gracias por haber atendido a mi llamada.