Me gustó mucho el sábado en El Escorial; cada día es más sublime. Me encanta vivir esa felicidad y esa necesidad de volver. Cada día voy llevando a más gente..me siento mensajera de la Virgen para que la conozcan..todos regresan a sus casas muy tocados con su amor.
Me gusta tras el Santo Rosario y los encuentros con las personas alrededor del árbol, en que compartimos el mes que ha pasado..charlas con los sacerdotes. Hay un seminarista que me tiene robado el corazón..y a mi hija pues es joven y guapo y su misión es llegar a la juventud..me encantó porque nos contó que les han enseñado a ser escobas..o escobones..lo que significa que tienen q trabajar y después pasar desapercibidos..dónde se guarda cuando viene una visita? detrás de la puerta..pues ellos igual..servidores de Cristo pero sin lucirse..otra cosa que me contó es que las monjitas cantan en el interior de la nave, con micrófono..unas voces celestiales..y sin dar la cara, sin que nadie las vea..para no lucir..discretas..siempre sirviendo pero sin que nadie lo vea..cómo me gusta ¡¡
Deseo que sea el primer sábado de Septiembre para regresar; ya me estoy preparando..