Me encuentro al norte de Brasil; en Buzios. Cuando viajo me preocupo de recibir a Dios pues muero de sed y el día que no lo hago, por muy lindo que haya sido, es vacío para mí.
Ayer día del Carmen, extrañé durante el día poderla contemplar; me consuela rezar. Estando en un lugar de mar, Ella no podía faltar..mientras me duchaba escucho fuegos artificiales y pensaba en los hombres del mar y en su patrona..de repente escucho música y cuál es mi sorpresa que abro la ventana y veo pasar la procesión con poca gente detrás..Ella nos buscaba..y me decía que saliera a celebrar su fiesta..sin conocer nada del lugar, me lancé a la calle a buscar la iglesia de santa Ana, para esperar su llegada..viví una misa celestial; muy muy profunda, con música desde el corazón, humilde y con mucho fervor; una capilla centenaria inundada de la presencia de Jesús.Nos habla en cualquier idioma..me hacía gracia recitar el credo y nombrar a Poncio Pilato en brasileiro..
Me gustó mucho el incapié que hicieron en vivir una misa santa; en el anuncio previo de apagar celulares..y previo a la Comunión anunciaron que sólo lo podían hacer las personas preparadas para ello y empezaron a enunciar..la verdad es que con tanto detalle uno no está libre de pecado.
Por último, recordar con amor a Valdenizze, la mujer brasileña que nos atendió hace años en casa..ella trabajaba con mucho amor y ejemplo; cuando vivía en casa y celebrábamos la santa misa con mi grupo de oración, ella participaba y hoy pensaba en qué sentiría ella al vivirla en español..hoy la viví en brasileño..Dios nos une. Gracias Val por lo vivido; la llevo en mi corazón+