Gracias por consolarme y acompañarme cada día.me llevas a
Dios.
Siento que no rezo como debiera..lo hago meditando la vida, con agradecimiento y en silencio.
Siento que Debiera reír más pues las personas que no me ven en mucho tiempo deben sentirme extraña y lo noto a veces; vivo una vida interior muy grande.