san-ramon-nonato

San Ramón Nonato
La caridad de Cristo le urgía a atender los dolores del prójimo y a ir a Argel, el principal mercado de esclavos de África, para ayudar a la salvación de las almas, en medio de enemigos, en la esclavitud, en las mazmorras… para servir a Jesús hasta el martirio.

Sirvió a los enfermos, redimió a los cautivos, fortaleció en la fe católica y convirtió a muchos al cristianismo.

De él se cuenta que los musulmanes le perforaron sus labios con un hierro candente y le pusieron un candado para que dejara de evangelizar, pero siguió predicando con su ejemplo…