Ayer fue la despedida de un familiar, otro más que fallece por cáncer.
La misa fue preciosa y al terminar y despedir al muerto llega el momento más triste para mí, que es cuando bendicen su cuerpo y lo meten para incinerarlo..se cierran las cortinas y ya es la despedida final. Qué pena dejar la vida aquí, por maravilloso q sea el Cielo, si es q alguna vez lo ganamos.