Me encantó escuchar este mensaje del Padre al terminar ayer la misa: “Glorificad a Dios con vuestra vida”