Así se despedía el vendedor de fruta en el mercadillo ayer ; expresión que se ha perdido y que es muy sentida y real; es muy bella.