Escuché en misa decir al sacerdote: “te alabamos por la luz del sol”..y me encantó.
Te alabo y te bendigo por tanto, por la vida y por mis amigos y seres queridos.