Otro regalo más que recibí de la Argentina..le conocí y me emocionó su labor.
Pidámosle a él que está sentado a la derecha del Padre porque trabajó por los más pobres y pequeños para Dios.
Los restos del padre Chifri ya son trasladados hacia El Alfarcito
Sus restos fueron velados en Rosario de Lerma y una caravana de miles de seguidores acompañan sus restos al cementerio enclavado en la montaña.

Miércoles 23 de noviembre de 2011 Salta

El padre Sigfrido Maximiliano Moroder, al que llaman Chifri desde que era niño, había sufrido un accidente hace tiempo atrás en un parapente, pero, además, venía recuperándose de una quebradura en una de sus piernas. Se levantó como todas las mañanas bien temprano para realizar sus ejercicios de rehabilitación. Desayunó, pero, de repente, sufrió una descompensación. Un infarto del que no pudo salir. En el momento del fallecimiento se encontraba en la casa de unos amigos en San Lorenzo.
Era el misionero de los cerros y su vida pasaba por la tareas sociales de los que menos tienen. Chifri creó El Alfarcito, un establecimiento educativo secundario modelo en el país por su ubicación en medio de los cerros y por su proyecto de inclusión.
Recibió el premio y la bandera de Argentina Solidaria 2010. Además realizó un corto que se titulaba “Al fondo de Alfarcito”. Los responsables fueron los alumnos de entre 12 y 16 años que asisten a la institución educativa que él dirigía.
Sin dudas que es una gran pérdida para toda Salta la del Padre Chifri, un hombre dedicado ciento por ciento a los humildes. Sus obras trascendieron la frontera de Salta y la Argentina.

Algunos datos de su vida:

Su experiencia física y emocional de rehabilitación lo inspiró a escribir el libro “Después del abismo” con el propósito de transmitir Fe, espíritu de lucha, y fibras humanas tocadas por el dolor, la esperanza y la pasión por el bien.

Sigfrido Maximiliano Moroder, el Padre Chifri, había nacido en Buenos Aires en 1965. Su vocación religiosa se despertó cursando el último año del secundario, en el Colegio Guadalupe de los Misioneros del Verbo Divino.

En 1984, ingresó en el Seminario. Ordenado sacerdote, en 1994 se ofreció como misionero. En esa condición, llegó en 1999 a Salta, donde fue destinado a la Quebrada del Toro.

En 2004, sufrió un accidente en parapente que lo dejó al borde la muerte. Desde entonces, emprendió un largo y penoso camino de recuperación al que contribuyó su condición de deportista.