Así me siento; así empecé el año. Se me sale el corazón de tanto querer y el alma la tengo hinchada de amor a Dios y a la Santísima Virgen.
Aquí estoy para daros cariño y ayudaros en lo que necesitéis.
La vida es un regalo y la quiero compartir hablando este idioma que pocos practicamos, pero que nos hace sentirnos hermanos.