Ayer llegaron argentinos de paso por Madrid..siempre que puedo me gusta cuidarles cuando vienen a la capital; mostrarles nuestra ciudad tan bella y con tanta historia. La excusa era buscar una valija o maleta para guardarla en mi casa..lo mejor era que Dios nos esperaba en una ceremonia impresionante en la Catedral de La Almudena; donde fuimos a misa de 12. Son planes que uno no hace a diario, salvo cuando viene alguien de fuera..era el día del inmigrante y estaba lleno de personas de otros países..tan bonito todos unidos por el mismo Dios. Los cantos al piano, la homilía, los detalles y ya el broche de oro el Himno a La Virgen de La Almudena. La pudimos venerar..subimos las escaleras y la tuvimos delante..sentí algo muy fuerte. Viví la unión de esta familia de amigos con sus hijos bajo su manto; a Ella se los encomendaban, pues los padres seguían de paso y los varones quedaban para estudiar. Muy emocionante y muy agradecida a estos guiños del Cielo que me permiten volver casi volando a casa..pasé la tarde en oración profunda; en mucho recogimiento..tal que volvía misa por la tarde a acompañar a mi hijo..doble ración de amor+