Nunca exigirle. Esperar nuestros tiempos con humildad y docilidad.
No enfadarnos si algo nos viene sin pedírselo o si no nos llega lo que pedimos.
Señor aquí estoy, postrado a tus pies+