No es la extrema unción.
La recibí el miércoles, con motivo del día del enfermo. Lo anunció el padre en la misa dominical y sentí que tenía q dejar todo plan e ir; el día antes pensaba que tal vez no debía de ponerme en la fila para recibirla pues me siento muy bien y sana..cuando llegó el día , lo mismo me pregunté..pero el sacerdote habló en nombre de Dios o mejor dicho, Dios Padre en su boca y dijo que la recibiéramos quienes padecemos o padecimos enfermedad y que su finalidad es pedir oración sobre la persona e intercesión ante Dios..así fue y así lo recibí. Ya la recibí en Buenos Aires del Padre Eduardo..esa vez lloraba como una niña al volver a mi banco; esta vez sentí mucho recogimiento y madurez.
Gracias por la salud y por la sanación de los enfermos. Es importante que los mismos pongan mucho de su parte y digan que sí a la llamada de Dios y no tengan miedo; que vivan la enfermedad con humildad y sintiendo la cruz de Cristo..es una bendición cargar con ella, aunque pese; El no se la da a cualquiera; nos elige para que lo hagamos con amor+