Me faltan el tiempo para contarlo. Lo voy a escribir en líneas, además de otros diarios en que contaré detalles.
Al final, las personas que decían que venían, no pueden y va quedando el coche más vacío.
Mucha emoción en el trayecto y taquicardia de amor al aparcar. No hay sitio media hora antes; mucha gente..es cierto q el buen tiempo facilita..atrás quedaron meses duros de inmenso frío..recordáis ?
Saludamos a la Virgen bellísima, que preside la misa y espera a ser levantada y cargada en andas al finalizar y durante la procesión.
Quise comprar un rosario para este viaje, especialmente bendecido por Ella en el Prado. Me lo regaló una monjita de ojos azules y que son todas amorosas. Lo pasó un servidor por el manto de la Virgen; sus manos eran muy rugosas y le dije que si se ponía crema..me dijo q trabajaba duramente..cuánta gente buena veo allí..todos humildes y elegidos por María.
Fuimos a pedir turno para confesión antes y durante la santa misa y al ir por el ciento y pico, opto por hacerlo en el Prado, que es donde me gusta.
Santa Misa gloriosa, venerando a Dios y a la Virgen Dolorosa; incienso y mucha devoción. Homilía anotada que merece otro día..impresionante..
Consagración inolvidable; Sagrada Forma grande y preciosa.
Santa Comunión inolvidable que os contaré con detalle.
Procesión en multitud..cada vez viene más gente, gracias a Dios.
Santo Rosario.
Confesión en el Prado.
Pasamos y rezamos delante del fresno. Dejé vuestras peticiones..todas ¡
Una hora de espera para llenar la mini botella ¡¡ quise que fuera la de beber para llevar a Buenos Aires y que sane a muchos. Mi hija dice que se ha curado de algo importante por beber ese agua. Quién quiere? Un amigo nos las llena en ofrenda y se arrodilla delante de la Virgen para pedirle por los destinatarios de la misma..qué momento Dios mío..
Tertulia en el Prado; saludo a una familia que quiero con el alma; padres de dos niñas con parálisis y en sillas de ruedas las dos..alguien podría ayudarles en algo? se dejan la piel cada día y son puro amor, ellos y la suegra bondadosa. Les conocí en el Prado hace tiempo; vi a las niñas y pedí abrazarlas..de ahí ya siempre unidos en oración.
Oración final y adiós a la Virgen Santísima.
Despedidas en la nave y planes para volver pronto, ya no en un mes sino antes pues me entero que todos los días a las 5 rezan el Santo Rosario.
Me comprometo a volver para conocer la obra que hacen las Hermanas Reparadoras con los ancianos. Cómo lo deseo.
Estoy llena del amor de la Virgen. Pero no es para mí sólo; cómo me gustaría compartirlo con todos mis seres queridos, pero muchos no me comprenden.
Amén+