Cuando escribo este diario aún no me hicieron el barrido para saber la captación de células que hubo, pero aún así, os cuento que pasé un día tan radiante y tan llena de amor trabajando sin parar en la mudanza de este hogar, en el cierre de esta etapa argentina. Es impresionante porque pudiendo vivirlo con miedo, con tristeza y con agotamiento, estoy impactada por la fuerza interior que he vivido estos 4 días, con la alegría enorme que me provocaba reír a carcajadas mientras ordenaba con una mujer que me ha ayudado tanto y a la que hoy quiero agradecer y pedirle a Dios que la bendiga junto a su familia, por los buenísimos momentos que hemos pasado.
Si uno no está en este mundo viendo las cosas desde la mira de Dios, pensaría que es la adrenalina ante un resultado o que le mando a mi mente que piense en positivo..nooo señores..es caminar con Jesús lo que hace que este camino sea llano y con una enseñanza de vida y un reflejo del amor divino+