Libro que recoge la autobiografía de santa Teresa de Jesús.Siempre lo llevo en el bolso y ayer me llegó este mensaje suyo..al hablar de su segunda conversión: “En una ocasión, al ver una imagen de Cristo flagelado, sentí una grandísima devoción y con lágrimas le pedí que me diera fuerzas para no volver a ofenderlo. Le dije que no me levantaría de allí hasta que no hiciese lo que le pedía. Y parece que desde ese momento comencé a mejorar. Prefería hacer oración representándome a Cristo en su pasión, sobre todo en los momentos en que estuvo solo y afligido. En especial me lo representaba en el huerto de los Olivos; deseaba limpiarle aquel penoso sudor, pero sin atreverme a hacerlo por mis pecados. Durante muchos años, antes de dormirme, pensaba un poco en esa oración del huerto”.

Cuenta la santa que antes de cambiar a una vida nueva, en que empezó a sentir la presencia de Dios en ella..”Pero antes de que me ocurriera eso tuve un periodo en que me conmovía sobremanera considerando los dolores de Cristo y mis faltas “.