“Es un gozo no ser nada, para que El lo sea todo en mí”.