Anoche fui al funeral por un niño grande santo , que por una meningitis con 6 meses pasó así 40 años de su vida.
No recuerdo una homilía tan bellísima en mi vida..esta frase del santo sacerdote me marcó para el resto de mi vida; quedó sellada y tatuada en mí y quiero aplicarla a mi vida: ” la vida es para darla ”
Dijo que su familia actuó como Jesús lavando los pies a sus discípulos; sus padres y familia , atendiendo a este ángel bendito,son testigos para el resto del amor de Cristo en esa cama día y noche sin moverse.
San Camilo dijo que las sábanas de un enfermo debían ser vistas como el mantel del altar y el enfermo como a Cristo.
Quedé sobrecogida y lloré en la Consagración profundamente pues revivía las palabras del sacerdote.