La virgen santisima dijo en Prado Nuevo:
Quiero que recéis las tres partes del Rosario, hija mía. ¡Me agrada tanto esta plegaria…! ¡Qué plegaria más bonita: «Madre de Dios y Madre nuestra»!