Vivir diciéndole sí a Dios, suma vida
Vivir entregándole nuestro tiempo, lo estira y nos sorprende con más minutos.
Vivir ofreciéndole, lo suaviza.
Vivir amándole, ensalza la vida.
Vivir gozando en El, es una gozada
Vivir de forma apasionada..es una locura de amor.