Por la mañana, a modo de gasolina para el día..
Por la tarde, como premio a lo vivido..
Gracias Dios mío por el regalo de la Santa Comunión+ y qué tristeza cuando no te he podido recibir.