Con esta foto hoy recuerdo el día inolvidable en que la medalla que besó la Santísima Virgen en Garabandal, pasó un largo día por nuestro hogar en Buenos Aires.
Las fiestas del Cielo que celebrábamos quedaron selladas a fuego en mi corazón y alma y las añoro y recuerdo con mucha nostalgia.
Todos llegaban felices..tanto que antes de la hora de la cita..; honrábamos con flores a María, dedicatorias para Ella, muchísimo amor..era adelantar un trozo del paraíso cada mes..qué precioso recuerdo que hoy necesitaba sentir..nuestro paso por aquel país bendito estaba escrito de antemano..al principio nos resistimos, pero cuando vemos estos frutos..de su mano..los quisiéramos volver a vivir..
Os abrazo a todos como si estuviéramos en Alvear+