Un día después, María del Rosario de San Nicolás

Disculpa que no te dediqué ayer tu día..
Fui a conocerte el 12 de Agosto de 2010; me hiciste el regalo de ser recibida por Gladis Mota en su casa..mujer sencilla que ve y escucha a la Santísima Virgen. Recibió los mensajes junto con citas bíblicas, llamando a la oración, a la conversión y a la consagración. Manifestó su deseo de que se construya un templo en su honor, que albergue a todos sus hijos.
La primera manifestación fue el 25 de Septiembre de 1983; el 28 la siguiente..la Virgen le habla por primera vez el 13 de Octubre.
Aparición reconocida por la Iglesia Católica argentina..
Los devotos de Ella, que testimonien..que son muchísimos.

Unidas por María de San Nicolás

Os comparto fotos que me han enviado de su día en que fue llevada de la iglesia antigua a la nueva..»pasa por aquí..» dice la canción ..



5 pensamiento sobre “Un día después, María del Rosario de San Nicolás

  1. Guillermo

    Mi testimonio con respecto a nuestra Madre del Rosario de San Nicolás se remonta a 15 años atrás cuando viajaba en mi camioneta hacia Córdoba desde Buenos Aires para comprar una pulverizadora autopropulzada para iniciar una nueva actividad agropecuaria. Antes de partir mi mujer me pide que ya que me quedaba de pasada, parara en el Santuario de San Nicolás para pedirle a nuestra Mamá Celestial que nos ayudara con este nuevo emprendimiento. Si bien mi respuesta fue decirle que no tendría tiempo para ello pues tenía un largo viaje por delante, «casualmente» paré a cargar combustible en las afueras de la ciudad de San Nicolás, y como estaba muy bien de tiempo, decidí entrar. En aquél entonces estaba yo muy apartado de la Iglesia, y aunque era creyente no era practicante, y muy soberbio pues me creía que era una muy buena persona porque nunca había robado ni matado a nadie… Al llegar al Santuario, que era día laboral y de ninguna fecha festiva eclesial, por lo que no había mucha gente, presto atención a lo que esas pocas personas hacían ya que yo no tenía idea de nada. Veo que forman una pequeña fila delante de la imagen de la Virgen (que tiene un tamaño casi idéntico a una mujer de baja estatura, pero que se encontraba sobre un pedestal elevado) y pasando de a uno apoyaban su mano sobre el cristal que la protege haciendo tal vez una corta oración en silencio y continuaban su camino para dar lugar al siguiente peregrino. Llegado mi turno hago eso mismo, apoyo mi mano sobre el cristal y levanto mi cabeza para mirar la imagen a los ojos….. ¡y no pude mantenerle la mirada! pues unos ojos muy vivos y tiernos me miraron escudriñando mi corazón, y en ellos es como si hubiera visto reflejada mi verdadera situación espiritual, por lo que me inundó una gran verguenza al constatar que para nada era una buena persona pues hacía muchos años que no asistía a Misa al menos esa sola hora semanal que se nos pide para agradecer todo lo que Dios nos da y el Sacrificio de Cristo por nosotros en la Cruz. Tansitaba por la vida en estado de permanente pecado al no recibir los Sacramentos, juzgando a algunas personas que asistían a la iglesia de hipócritas pues su vida diaria no era según mi entender la correcta, alejando a mi mujer de la Misa, no educando a mis pequeñas hijas en la fe, y una interminable lista de pecados. Y todo ello pasó por mi mente y mi corazón en una fracción de segundo, por lo que bastante perturbado me dirigí hacia el último banco del santuario y recé un Padre Nuestro y 10 Ave María, porque aún no sabía el Santo Rosario, por primera vez después de casi 10 o 12 años de no rezar nada, prometiendole a la Virgen que buscaría cambiar mi vida. Desde ese momento y por el transcurso de un año cambié muy poco, por lo que tuve que padecer una dolorosa enfermedad psíquica como una nueva forma de llamado a cambiar de vida, prestando atención que el primer llamado fue desde el amor compasivo y en el segundo desde el dolor pero también compasivo por lo que igualmente fue en el amor. Y esta segunda vez, sí, el cambio fue total al aferrarme al llamado de conversión que nuestra Madre nos hace desde Medjugorje, y aunque nunca he tenido la posibilidad de viajar hacia allí, fue gracias al libro de Sor Emmanuel, «El Triunfo del Corazón», en que Mamá María tocó y cambié mi corazón.

  2. V Autor del artículo

    Mi amiga del alma, Caro, estuvo allí ayer y le pedí si podía compartir su testimonio:
    «el domingo se hizo la procesión de mudanza de la Imagen de la Virgen de San Nicolás desde el lugar donde la viste,
    hacia su trono definitivo que está en la sección nueva del Santuario…

    ayayy fue tan emocionante, una de las misas más lindas de mi vida,
    La despedimos de la parte de la iglesia donde estuvo 26 años con una canción especialmente elegida que le cantaba «Adiós, Adiós»….
    y la llevaron en procesión por la explanada…

    Una delicia, la gente con banderitas la saludaba con canciones, hubo una lluvia de pétalos desde arriba que fue una belleza,
    una multitud cantándole emocionada

    después la subieron a la cúpula, cerraron la cabina de vidrio, toda iluminada…

    todos arrodillados en el interior del templo, le cantábamos
    el coro sonaba como música de ángeles, y Ella desde arriba, a la vista de todos, reinando, despedía gracias hacia todos sus hijos….

    una maravilla,

    canté como pude, radiante y llorando de alegría por estar allí,

    Después de tres décadas de esfuerzo… a dos días del aniversario de Su primera aparición… por fin llegó hasta donde Ella pidió.

    La cúpula quedó impresionante…

    Las obras en el Santuario avanzan rápidamente y están prontas a terminarse… todo un milagro para la situación económica que se vive en el país…

    me dijeron que entre el domingo, lunes y hoy hubo un récord de cantidad de gente que se ha llegado al santuario…

    fue un regalo estar en un momento tan trascendente… también inauguraron el Santísimo….
    me dura la alegría de ese momento de cielo en el corazón…

  3. V

    Guille, sabia que nos contarías tu testimonio..
    Gracias hermano del alma+

  4. susana

    Infinitas gracias por estos testimonios que acarician el alma! Bendiciones para todos!

  5. Marta

    Que testimonio tan lleno del amor de nuestra Madre. Gracias Guillermo por compartirlo, Gracias Maria..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *