Puro y libre
Dios es quien une en su amor.
Las cruces no lo limitan, sino lo engrandecen.
Uno se hace otro; los dos en uno; se complementan.
Si además se riega con alegría diaria, el amor es delirio puro, como así lo vivimos ayer+