Ayer me acordé mucho del Padre Pablo Dominguez al sentirle en esta naturaleza exhausta de amor a Dios.
Hice escalada con mi hija y gozábamos cada paso que dábamos.
Me hizo click y recordé que dicha película la guardé con la mudanza de Buenos Aires y la tenía guardada..la comencé a ver y sentí que hay que volver a intentar que se estrene de alguna manera en la Argentina..si alguien lee y sabe la manera, que escriba.
La presencia de las almas que marcharon se sienten cuando uno vive días de paz y reposo como los que estoy pasando. Me conecto con Dios a través de la naturaleza; se siente su mano.