Reviviendo lo vivido..releí Historia de un Alma, de Santa Teresita, quien me mostró que a Dios se le puede amar como una niña y decirle las cosas más bonitas sin vergüenzas.. en libertad y con humildad .
Qué ternura cada palabra..cada uno somos una flor para El. Qué felicidad este momento de amor.