El LIMPIADOR de tu Alma es el PERDÓN.
Deberás usarlo todo el tiempo apenas veas una impureza, aplícalo.
No te acuestes nunca sin haber pedido PERDÓN,
sin haber perdonado.
El resultado será que en PAZ te acostarás.

La HIDRATANTE de tu Alma es la ORACIÓN.
Si no hidratas la piel de tu rostro se marchita.
… Así, si no oras, tu alma se reseca.
Pero a medida que confías en DIOS,
tu afán y tu ansiedad desaparecen
y aprendes a reposar y esperar en el Señor.

El TONIFICANTE de tu Alma es la ALABANZA.
Cuando alabas y das gracias a Dios y vuelves a Él
tus pensamientos, cuando te olvidas de ti mismo/a,
sin egoísmo en tu corazón,
quedas LIBRE para que Dios ponga en ti su gozo.

La NUTRITIVA de tu Alma es la PALABRA DE DIOS.
Así como en lo físico no puedes vivir sin alimentos,
tu alma necesita el alimento de la Palabra de Dios.
Cuando te alimentas con la Palabra,
la debilidad y la confusión se disipan.
Serás como un árbol plantado junto a un riachuelo.

El PROTECTOR de tu Alma es la CORAZA DE LA FE.
Con la Fe te protegerás de las inclemencias de la vida,
mirarás por encima de las circunstancias
y pasarás victoriosa.
A través de ti, Dios moverá montañas y alcanzarás a otros.

Si usas a diario estos productos de belleza,
EL PERDÓN, LA ORACIÓN, LA ALABANZA, LA PALABRA DE DIOS Y LA FE
tu alma se mantendrá limpia y tu corazón será puro.
Te saciarás de bien, de modo que te rejuvenezcas
como el águila.