“La Comunión devota y frecuente es el medio más eficaz para tener buena muerte y así salvar el alma”.